Free songs
13 marzo 2017
13 marzo 2017,
 0

Aunque Internet tiene ventajas, también tiene su lado peligroso: un mundo lleno de imágenes y lenguaje soez, para no mencionar los elementos delictivos que se esconden tras las suplantaciones de identidad.

La Web es un deslumbramiento tecnológico para los más jóvenes, llena de formas emocionantes e interesantes de comunicación interactiva y entretenimiento, que no dudan en aprovechar por completo. Equipados con destrezas informáticas y mucho entusiasmo, los niños se conectan a Internet cada vez con mayor frecuencia. Se conectan en línea para interactuar con los amigos, trabajar en proyectos escolares y jugar. Además de las computadoras personales, es habitual el uso de tabletas, teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles para conectarse a Internet, enviar y recibir mensajes instantáneos e interactuar a través de las redes sociales. Aunque Internet tiene ventajas, también tiene su lado peligroso: un mundo lleno de imágenes y lenguaje soez, para no mencionar los elementos delictivos que se esconden tras las suplantaciones de identidad. Muchas veces por desconocimiento y el exceso de confianza por parte de los mayores, no se toma las previsiones necesarias para su correcto aprovechamiento. No se trata de condenar a la herramienta, sino de educar en su uso. La seguridad y el uso responsable de Internet y las redes sociales por parte de los menores debe ser una prioridad por parte de familias y la sociedad en general.

Es conocido el riesgo de que los niños y adolescentes reciban mensajes inadecuados o que lleguen a citarse con personas inescrupulosas o sean víctimas de diversos tipos de abusos. Esta falta de control es especialmente preocupante en una etapa emocionalmente inestable, como lo son los primeros años de la juventud.

Gracias a la telemática, La sociedad ha generado nuevas forma impartir la educación. La educación asociada a estas novedosas tecnologías tiene la tarea de aplicar cambios y transformaciones asociadas a los nuevos tiempos. Los nuevos paradigmas sociales, el conocimiento como poder sobre todas las cosas, las ciencias de las comunicaciones, la tecnología digital y el acceso a diversos dispositivos con mayor facilidad, ha generado la problemática esencial de la sociedad: tarea que debe solucionar la educación de hoy a través de estudios científicos multidisciplinarios. En virtud de la globalización, la ciencia avanza exponencialmente, se percibe la necesidad de involucrar la educación con las nuevas tecnologías, y en este sentido, hacer de esto un estilo de vida, por tanto, la educación temprana es la más idónea para comenzar esta innovación educativa. Sin embargo, se presenta de antemano la incultura y analfabetismo digital – como algunos lo definen – ante la tecnología informática y de internet.

Aunque la educación puede contribuir mucho a proteger a los menores, esto no es suficiente. Se necesita un conjunto sólido de herramientas de seguridad y controles para los padres y representantes que facilite y refuerce sus esfuerzos para proteger a los menores en su exposición al Internet y otros contenidos audiovisuales. Por esta razón, Internet nos presenta un desafío específico: permitirles a los menores que exploren pero garantizando su seguridad. Con una mayor participación de los adultos, la debida dosis de confianza y las herramientas adecuadas, la protección en Internet es un desafío que debemos afrontar fomentando los valores y criterios adecuados en cada niño y joven según el estadio vital en el que se encuentre.

La tarea de supervisión de los mayores debe, necesariamente, ir de la mano con la construcción de un vínculo de confianza que permita un diálogo fluido, para que compartan con los mayores sus preocupaciones e inquietudes y, de ese modo, ofrecer ayuden a despejar su legítimas inquietudes. Regular no tiene que ser necesariamente prohibir o perseguir, sino crear medidas para mejorar algunas situaciones. Por ejemplo, adaptar los dispositivos móviles a la docencia. La promoción responsable y asertiva por parte de los menores un uso adecuado y responsable de internet y redes sociales. Abordar problemáticas asociadas como el acceso a material de contenido sexual inapropiado o el pernicioso acoso conocido como Bulling. A esta batería de herramientas preventivas hay que añadir algunas regulaciones la creación de unidades institucionales que permitan afianzas las medidas que tomen los actores educativos.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación “TIC” no pueden desvincularse del desarrollo de los aprendizajes en la educación inicial pues es, indudablemente, la atracción experimentada por los menores ante la tecnología, lo colorido, el audio y video de los proyectos multimedia infantiles. A tal efecto, plantear el aspecto lúdico y usar las TIC para el desarrollo de diversas destrezas, el primer encuentro con las letras, sonidos de las mismas, así como el desenvolvimiento motriz a través del aprendizaje condicionado, analítico, por ensayo y error. Si bien, al aspecto motriz de los menores no está en pleno desenvolvimiento, las TIC, vinculando cada uno de los sentidos, presenta una luz para el mejor desempeño y coordinación cuerpo-mente.

Las TIC son herramientas que facilitan el aprendizaje y el desarrollo de habilidades cognitivas, cuando están bien orientadas por un facilitador. La responsabilidad de educar en un uso razonable y saludable de las Nuevas Tecnologías, previniendo los problemas derivados de su mal uso, corresponde primordialmente a padres, representantes y educadores. Lo conseguiremos si mantenemos un diálogo de calidad permanente con nuestros hijos, si somos sensibles a sus necesidades y sabemos encauzarlas, si establecemos normas claras y firmes, si les expresamos nuestro cariño y apoyo. En definitiva, si aprovechamos la ocasión que nos brindan las Nuevas Tecnologías para educar a los niños y jóvenes en valores como la responsabilidad, el respeto y el compromiso consigo mismos y con los demás. Junto a esto, es importante mantenernos al día de las novedades y progresos de las Nuevas Tecnologías, para que la llamada brecha digital no se convierta en un obstáculo añadido.

Moisés Bittán
@moisesbittan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

AlphaOmega Captcha Classica  –  Enter Security Code