Venezuela y la crisis climática

Corea del Sur: Constancia y desarrollo económico
Escenario económico para el 2011

El Mundo

Por Moisés Bittán

Actualmente se sabe que el clima global se verá afectado significativamente en el transcurso de este siglo a consecuencia de la concentración de gases invernaderos, lo cual también se manifiesta en alteraciones en las precipitaciones globales.

Existe una gran incertidumbre referida al cambio climático global y las respuestas de los ecosistemas, lo cual inevitablemente se traduce en desequilibrios económicos, de vital importancia en países que dependen fuertemente de los recursos natural como lo es nuestro caso venezolano.

El impacto sobre los humanos también trae consecuencias: expansión de enfermedades infecciosas, inundaciones de terrenos costeros y ciudades, tormentas más intensas y extinción incontable de plantas y animales, fracasos de cultivos en áreas vulnerables y aumento de sequías, entre otras.

La progresiva acumulación en la atmósfera de los gases que provocan el llamado Efecto Invernadero ha inducido un aumento en la temperatura de la superficie terrestre. La concentración atmosférica de gases invernadero ha venido aumentando desde el inicio de la era industrial por el aumento de combustibles fósiles y destrucción de las selvas, provocando el aumento de la temperatura media de la atmósfera próxima a la superficie de la tierra; teniendo como causa principal en la actividad humana: calefacción, industria, agricultura, transporte; otra causa y efecto es el aumento de la población y la deforestación de los bosques. La emisión de CO2 y gases invernadero se relacionan con factores como: aumento de población, crecimiento económico, costo y disponibilidad de fuentes de energía, producción y consumo, nivel oceánico.

Los cambios climáticos regionales pueden afectar la biodiversidad, las características del habitat costero, el régimen de incendios forestales y las actividades productivas como agricultura, ganadería, generación hidroeléctrica y el turismo.

La experiencia vivida de los acontecimientos ocurridos en 1999 en nuestro país y, recientemente, en estas últimas semanas, donde las lluvias han sido muy intensas con resultados lamentables en el costo de vidas humanas, enseres, daños considerables en infraestructuras, pérdidas de cosechas, muertes de ganados, sembradíos y cosechas perdidas , disminución y ausencia de actividades económicas, etc. Igualmente vivimos casi 2 años de sequía donde se perdieron grandes cantidades de cosechas, se agravó el servicio eléctrico por falta de caudal hídrico, entre otros. Otro ejemplo cercano son las noticias que nos ha llegado de Colombia, nuestro país hermano fronterizo donde las intensas lluvias e inundaciones han hecho grandes estragos a las poblaciones de varias ciudades y poblados.  Es lamentable que seamos unos delos mayores emisores por habitante del CO2, superando a países industrializados como Alemania, Japón, España, Francia y China fenómeno en Venezuela se debe principalmente a la destrucción de bosques y las cuencas hidrográficas así como por el consumo desmedido de petróleo y sus derivados y gas. El bajísimo precio de los carburantes  implica también grandes emisiones de CO2  muchas veces innecesarias.

FUTURO COMPROMETEDOR

Investigadores del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático –IPCC- (Programa de las Naciones para el Medio Ambiente -PNUMA- y la Organización Meteorológica Mundial -OMM-) han concluido que de no frenarse el problema del calentamiento de la Tierra, habrá un aumento en la temperatura mundial, ocasionando el deshielo de los polos glaciares, aumentando el nivel de los océanos que afectaría a muchas zonas costeras de bajo nivel; poniendo en riesgo a millones de seres humanos de grandes urbes, ciudades y poblados.

Se ha desarrollado distintas cumbres para tratar el problema, sin resultados trascendentales  por parte de los países desarrollados y los grandes emisores de Dióxido de Carbono, aunque cada país manifiesta aplicar su política de reducción de emisiones de gases de efectos invernaderos estos esfuerzos siguen siendo insuficientes.

PROBLEMAS ECONÓMICOS

Este calentamiento produce aridez en la tierra afectando a las actividades agropecuarias y en un futuro no muy lejano se acelerará el ritmo de fundición de las enormes masas de hielos polares, provocando una elevación de los niveles del mar, peligrando seriamente la posibilidad de vida en las costas y muchas islas quedarían comprometidas.

El cambio climático no es un problema meramente ambiental. El cambio climático en curso conlleva un conflicto socioeconómico considerable. Sin embargo, evitar las negativas consecuencias del cambio climático es algo tan ambientalmente deseable como económicamente inaplazable. El informe del economista Nicolas Stern cuantifica costos, bastante alarmantes. Según las conclusiones de Stern, hacer frente al cambio climático costaría una enormidad, del orden del 1% del PIB mundial. Es muchísimo. Pero no hacerlo sería aún más oneroso: entre el 5% y el 20%.

Estos desequilibrios son imposibles de solucionar si no hay una conciencia mundial del peligro que corremos. Soluciones a los problemas del adelgazamiento de la capa de ozono, al calentamiento global, a las alteraciones climáticas devastadoras, no son cuestión de años ni de décadas. Es una preocupación que debe ser tratada de inmediato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anti-SPAM *