El censo poblacional

Alimentos suben más que la inflación por rezago de precios
Sector público y empresarios analizaron Ley de Costos y Precios en foro de Mercado de Dinero

Un censo tiene por objeto revelar una serie de datos de toda una población objetivo. Sirve para tener una idea del crecimiento de la población en el país o estado en que se lleve a cabo, para determinar la cantidad de servicios públicos, en materia de transporte, salud, vivienda, entre otros.

Igualmente, sirve para conocer otros datos importantes como el nivel de vida socioeconómico y el nivel de educación de la población. Determinar las tasas de crecimiento y mortandad. Ayuda al gobierno a planear obras y crear instituciones de ayuda. A pedir más ingreso al gobierno central o regional, o a exigir más representantes en la Asamblea Nacional u otro ente, en representación del número de habitantes de un estado o municipio.

Cabe destacar que al sector empresarial, en principio, le ayuda a saber en qué área del país habrá más demanda por sus productos o dónde conviene establecer una unidad productiva.

En fin, requiere trazarse estrategias de mercadeo y comercialización previo conocimiento poblacional de determinadas zonas o de todo el país.
Los datos recabados por el censo son de importancia fundamental para el desarrollo del conocimiento acerca de la población y un insumo imprescindible para la toma de decisiones acerca de las políticas sociales y económicas a seguir en el futuro.

Los datos sobre edad y sexo nos permitirán conocer el grado de envejecimiento de la población, un fenómeno que comienza a verse en Venezuela y en toda América Latina y que es necesario conocer, a fin de generar políticas destinadas a la clase pasiva y al sistema previsional. Los datos de empleo serán de importancia fundamental para conocer los índices de ocupación y de desocupación, así como las características que asume el trabajo en nuestro país y que se deberán tomar en cuenta a fin de modificar las situaciones laborales de la población.

A través del inventario de las viviendas se podrá conocer el déficit habitacional en el país y la carencia de servicios de las mismas.

La información censal permite al Estado y a todos los usuarios: Comparar la situación nacional con respecto a otros países; b) Conocer el comportamiento social, demográfico y económico de la población en el período de estudio; c) Elaborar la base poblacional del número de representantes a las instancias del poder público nacional, estadal o parroquial; d) Formular planes gubernamentales para el desarrollo de las áreas más necesitadas; e) Aportar la información para la elaboración de las proyecciones de población; f) Servir de marco para las encuestas por muestreo; g) Repartir el Situado Constitucional entre los estados y los municipios con base en los volúmenes poblacionales; h) Formular cuotas en los presupuestos sectoriales a partir de la cuantificación de grupos objetivos en la población; i) Proveer cartografía políticoterritorial del país actualizada.

Un buen censo de población debe satisfacer cuatro requerimientos básicos: a) enumeración individual, b) universalidad, c) simultaneidad y d) periodicidad.

A. Enumeración individual: la idea básica que hay tras un censo es la de enumerar separadamente a cada individuo con sus correspondientes características que también deben ser anotadas en forma separada. Lo importante es cubrir a todos los individuos como sujetos de enumeración, pero ello no impide que al usar la técnica del muestreo combinada con la del censo, algunas preguntas específicas solo se hagan a las personas incluidas en la muestra.

B. Universalidad: el censo debe cubrir todo el país o una parte bien delimitada del mismo (región, estado, municipio, etc) si es que solo se desea una cobertura parcial. El censo de población debe incluir a todas las personas que estén presentes o que residan en el territorio antes delimitado.

C. Simultaneidad: cada persona debe ser enumerada, tan cerca como sea posible, de un punto bien definido en un determinado período de tiempo, a fin de que el censo sea un reflejo exacto, hasta donde sea posible, de la población en un momento determinado.
D. Periodicidad: la toma de censos debe hacerse cada diez años, como ha sido recomendado y se efectúa en el país, lo que facilita la comparación de un censo a otro por grupos de edad. También se ha recomendado a nivel internacional el levantar los censos de población en los años terminados en cero, con el fin de mantener una simultaneidad universal, a menudo razones de orden legal, administrativo y financiero.

Sin embargo, han hecho difícil, para un buen número de países subdesarrollados, cumplir con dicha recomendación.

Se podría agregar el de comparabilidad tanto nacional como internacional, significando esto el utilizar, hasta donde sea posible, los mismos conceptos y definiciones, los cuales deben ser comparables de un censo a otro.

Ha habido ciertas discrepancias entre los diversos países, ya que modifican ciertas definiciones, como por ejemplo, los conceptos de población urbana y rural, o el de población económicamente activa.

Los censos de población y vivienda son fundamentales para llevar a cabo estrategias en favor del desarrollo de nuestro país, las cuales se derivan de las diferentes variables que recogen. Además, proporcionan conocimiento y facilitan el desarrollo de otras investigaciones que sirven de base para la elaboración de políticas demográficas, económicas, culturales, sociales y de vivienda, que ineludiblemente tienen como referencia básica el factor humano.

La asignación de recursos económicos a los estados y municipios debe contar con la participación de las autoridades regionales sin distingo de su identidad política. El reto es poder erradicar las legítimas reticencias y suspicacias que algunos sectores muestran sobre este proceso censal. La transparencia y la inclusión serán determinantes para aprovechar al máximo esta oportunidad para conocernos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anti-SPAM *