ICE: Agencia Italiana para el Comercio Exterior

Agencias de información: apuntes y otras consideraciones
Bancos centrales y el de pago internacional

El ICE promueve, facilita, y contribuye al desarrollo del comercio entre Italia y el mundo.

En mi reciente visita a Roma, visite al ICE: Agencia Italiana para el Comercio Exterior – Agenzia per la promozione all’estero e l’internazionalizzazione delle imprese italiane – como parte de mis actividades empresariales y gremiales en busca de enlazar las relaciones que beneficien a ambos países. El ICE promueve, facilita, y contribuye al desarrollo del comercio entre Italia y el mundo, promoviendo la internacionalización de las empresa italianas y de la inversión extranjera.

Como parte de sus labores de promoción, el ICE organiza misiones comerciales de operadores locales a Italia (en diversos sectores, según la planeación y el interés del país de competencia). También se organiza presencias en ferias sectoriales, seminarios tecnológicos, campañas publicitarias, así como programas promocionales de largo plazo.

Italia ha profundizado sus relaciones comerciales internacionalmente, gracias al ICE que, desde 1926, año de su fundación, se encarga de promover la internacionalización de las empresas italianas y, particularmente, dirigidas a la pequeña y mediana empresa. El ICE promueve el comercio, la colaboración industrial y técnica y proporciona información económica sobre Italia. Prepara datos económicos y de mercado a nivel internacional, con el fin de mantener informadas a las empresas italianas sobre las oportunidades de negocio en el extranjero. Igualmente informa y asesora sobre los programas de ayuda ofrecidos por los principales organismos internacionales para aprovechar estas oportunidades.

Según sus informes presentados para el 2014, Italia ha mostrado un superávit de 42 millones de euros. Sus exportaciones alcanzaron los 398 millones de euros, siendo el 54,7% dirigido hacia los países de la UE, el 11,8% a países europeos fuera de la UE, 8,5% a los países asiáticos y 8,3% dirigido al mercado norteamericano. En cuanto a sus importaciones, éstas alcanzaron los 355 millones de euros, siendo el 57% procedente de países de la UE, el 11,3% de los países europeos fuera de la UE, 10,9% de los países asiáticos y 4,2% del mercado estadounidense.

Entre los rubros exportados, están las maquinarias y equipos: 18,6%; industria textil: 11,8%; productos de fabricación metálico: 11,2%; equipos de transporte: 10%. En cuanto a sus importaciones, la demanda ha sido en: productos mineros: 13,5%; metálicos manufacturados: 10%; industria química: 9,6%; equipos de transporte: 9,0%; alimentos, bebidas y tabaco: 8,1%; textiles: 8,1%; maquinarias y equipos: 6,7%; y computadoras, aparatos electrónicos y ópticos: 6,3%.

Luego de una recesión profunda, el país está mostrando su capacidad de recuperación, y entre los vectores de crecimiento, están sus exportaciones, que incluso durante la recesión habían proporcionado un apoyo importante, atenuando la caída de la producción. No solamente por presentar saldos favorables en la balanza comercial, sino en la conquista de nuevos mercados y una mayor diversificación de los productos italianos. Se ha logrado penetrar a mercados como EEUU, Japón y Corea del Sur y en sectores como maquinaria y equipos y productos farmacéuticos, contribuyendo positivamente en un cambio en la distribución sectorial de la demanda externa.

Italia es uno de los Países más industrializados del mundo. El actual eje de su economía es su actividad industrial que ha sido uno de los motores del desarrollo italiano. La producción industrial, que supone más del 33% del Producto Interno Bruto (PIB), abarca muy diversas ramas: siderurgia; construcción naval; fibras sintéticas y textil; alimentos; muebles; confecciones diversas y calzado; caucho; papel; vidrio; la metalurgia de los no ferrosos; automotríz; bicicletas y motocicletas; maquinaria agrícola; material ferroviario; mecánica de precisión; construcciones aeronáuticas; refinación de hidrocarburos.

Su principal problema es la alta dependencia de la importación de materias primas y, sobre todo, la escasez de recursos energéticos: ni la extracción de carbón, gas natural y petróleo, ni la producción de electricidad, cubren las necesidades de los italianos. Las actividades terciarias han experimentado el auge que caracteriza a las economías desarrolladas: aporta alrededor de dos tercios del PIB y ocupa alrededor del 60 por ciento de la población laboralmente activa.

En el sector agrícola sobresale la fruticultura (peras, melocotones y manzanas, así como los agrios), el olivo, que genera en las primeras producciones mundiales de aceite, y finalmente, la vid, cuyo cultivo sitúa a Italia a la cabeza de la producción mundial de vinos, reconocidos internacionalmente por su calidad.

Se debe señalar que el crecimiento económico del país ha llevado consigo el desarrollo del sector financiero, del comercio, los transportes y diversas sociedades de servicios. Italia cuenta con una densa red de transportes terrestres, grandes instalaciones portuarias e importantes aeropuertos.

En la rama industrial, los esfuerzos se han orientado a la búsqueda de una mayor competitividad e internacionalización, y sus empresas tienen vocación para establecer relaciones comerciales con los mercados foráneos y para ello el ICE ha sido muy exitoso. El desafío italiano relacionado con la globalización se basa en la optimización de los procesos productivos, a través de la automatización y el incremento de la productividad a través de la inversión en la formación del personal, fruto de nuevas técnicas de gestión empresarial. Estado Italiano es consciente de la importancia del ICE para la internacionalización de su oferta exportable, atraer inversiones y generar más empleos. Aquellos países que deseen diversificar su economía y enrumbar sus destinos por la senda del desarrollo sostenible deben incorporar en su parque institucional Instituciones como ICE cuyo andamiaje organizacional está diseñado para dotar a los gremios sectoriales y las empresas de herramientas competitivas en los mercados internacionales.

Moisés Bittán
@moisesbittan
Director de Finantop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anti-SPAM *