Fondos de inversión: alternativas para el ahorro

Arbitraje internacional y resolución de conflictos
Grecia: desconfianza y crisis financiera

Uno de los principales obstáculos para el crecimiento de las economías es el poco desarrollo de sus mercados de capitales.

Esto hace que las empresas no puedan tener estructuras financieras adecuadas para expandirse en montos y ritmos apreciables. Para que los mercados de capitales puedan desarrollarse es indispensable que las empresas pongan en práctica todos los conceptos de un buen gobierno corporativo y que cuenten con una legislación cónsona a sus necesidades en materia de mercados de capitales.

El problema de acceso al mercado es muy significativo, dado que existen limitaciones de acceso al financiamiento, especialmente para las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). Es necesario apoyar el crecimiento de este sector empresarial, para que a futuro, las mismas puedan generar empleo, satisfacer necesidades y contribuir al desarrollo del país.

Por tanto, las políticas públicas deben proporcionarle el acceso al mercado adecuado, y para esto, es importante ganarse la confianza del inversionista, que pueda aplicar prácticas transparentes, ya que será un factor fundamental en la decisión del inversionista para invertir o no en este tipo de organizaciones y, por tanto, facilitarle o no el acceso a los mercados.

Por otra parte, la problemática del mercado de capitales venezolano ha sido la caída considerable de volúmenes negociados en la Bolsa de Valores a lo largo de la última década, debido a la presencia de varios factores que adversan su buen desenvolvimiento. Lo ideal es que esta situación se revierta a corto plazo, y los encargados de hacer política económica se percaten del gran potencial que posee el mercado de capitales y de sus bondades, lo cual redundaría en beneficio del país y de la sociedad en general. Los buenos sistemas financieros dependen de las buenas instituciones, que incluyen a intermediarios, mercados y el marco regulatorio, legal, judicial y de comunicación; pero, construir estas instituciones requiere tiempo y voluntad política.

Es necesario crear la confianza en el inversionista, transparencia e información, un adecuado marco regulatorio, control y vigilancia, mecanismos de arbitraje, certidumbre legal en los contratos de valores y claro establecimiento de los derechos de propiedad. Un mercado de capitales doméstico desarrollado permitiría entre otras ventajas, fomentar el ahorro nacional; mayor diversificación y competencia del sector financiero; asignación más eficiente de los recursos escasos de la economía, que constituyen una fuente de financiamiento a menor costo para las empresas; los mercados de capitales eficientes atraen capitales e inversión extranjera.

Hoy en día existen mecanismos para diseñar instrumentos que permiten capitalizar cualquier expectativa del mercado. Son productos de la ingeniería financiera mediante los cuales el inversionista puede desarrollar su perfil de riesgo-retorno particular. Algunos de estos instrumentos son los fondos de inversión y los fondos cotizados.

Fondo de inversión

Un fondo de inversión es un instrumento que reúne a un gran número de personas que quieren invertir recursos, obteniendo mayores rendimientos del dinero que se desea invertir por encima de las tasas de interés de los depósitos bancarios. Sin embargo, los fondos de inversión incluyen un riesgo a diferencia de los depósitos, que puede ser conservador, moderado o agresivo; los inversionistas escogen en cuáles desean participar.

Un fondo de inversión es una sociedad de inversión colectiva en la que todos los participantes reciben mayor rentabilidad por la suma de sus capitales que lo que ganarían de manera individual. Organizan a inversionistas en grupo buscando un fin común.

Representa una alternativa para quienes les resulta complicado invertir directamente en la bolsa, o buscan diversificar la inversión en deuda, inversiones alternativas o de forma diversificada. Existen distintos fondos de inversión que se adecuan a las necesidades de cada inversionista, y los bancos ahora ofrecen grandes facilidades para poder invertir en estos mecanismos.

Encontrar la combinación adecuada de riesgo/rendimiento depende del perfil de cada inversionista así como de su situación financiera y sus expectativas.
Los rendimientos de los fondos de inversión pueden ser Fondos de Renta y los de Capitalización. La inversión ante el fondo no requiere de un elevado capital individual, se le brinda una protección exhaustiva al inversor, representa alta liquidez y poca posibilidad de perder toda la inversión.

Fondos cotizados

Estos fondos de inversión, que cotizan en bolsa de valores, igual que una acción, se pueden comprar y vender a lo largo de una sesión al precio existente en cada momento sin necesidad de esperar al cierre del mercado para conocer el valor de liquidación al que se hace la suscripción/reembolso del mismo.

El objetivo principal de su política de inversión es reproducir un determinado índice bursátil o de renta fija y sus participaciones están admitidas a negociación en bolsas de valores.

Los fondos cotizados son semejantes a los fondos índices o mutuos, diferenciándose de estos en que permiten la adquisición o venta de la participación no solo una vez al día, sino durante todo el período diario de negociación en la correspondiente bolsa de valores.

En Venezuela, debido al poco desarrollo del mercado de capitales, estos fondos son escasamente conocidos y la posibilidad de invertir en este tipo de inversión es remota en el mercado interno.

Antes de saber en qué y cómo invertir, es fundamental definir los objetivos financieros, la tolerancia al riesgo que tiene cada persona, el horizonte temporal y los retornos esperados. Es importante y necesario replantearnos la relevancia del mercado de capitales y acompasarlo con el desarrollo del país que todos queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anti-SPAM *