Ideas innovadoras y nuevos negocios

Bancos centrales y el de pago internacional
Intraemprendimiento y crecimiento profesional

Para poder competir, se debe acudir a otras alternativas, por ejemplo recibir apoyo académico

En el mundo empresarial la innovación es uno de los elementos que se tienen en cuenta a la hora de tener éxito comercial. La investigación y la innovación se encuentran entre los principales motores del crecimiento futuro para muchos países, considerando ellos como un lugar central estratégico para un crecimiento inteligente, sostenible e integrado.

Para que una empresa pueda ser innovadora, requiere ser consciente de su margen de actuación y elegir en qué campos de la innovación es capaz de desenvolverse. Una Pequeña y Mediana Empresa -Pyme- generalmente no cuenta con la capacidad (tecnológica, financiera o humana) para realizar planes ambiciosos de investigación y desarrollo, pero puede implementar mejoras organizacionales que serán la base para mejorar su productividad y competitividad.

Algunas empresas cuentan con sus propios departamentos de investigación y desarrollo, para fomentar nuevos productos o servicios, sin embargo, aun así, no es suficiente para culminar todos los proyectos y debe acudir a servicios tecnológicos externos. Otras empresas, pequeñas y medianas, pueden innovar a través de la externalización, lo que les permite ahorrar todo un proceso de trabajo, contar con el apoyo de especialistas y adquirir un conocimiento ya desarrollado. Pero tienen limitantes como sus reducidos tamaños y limitación de los recursos económicos.

Por lo tanto, para poder competir, se debe acudir a otras alternativas: recibir apoyo de los centros académicos, universidades y centros de investigación, así como también participar o adquirir una empresa como base tecnológica. Otra alternativa es comprar una idea a una entidad especializada, aquellas que se encarga de la parte técnica, desarrollen proyectos como prototipos y posteriormente acompañen a las Pymes a su implantación industrial para ser adaptadas a sus necesidades.

Las Pymes deben tener en cuenta que la innovación no es el único elemento que forma parte de su estrategia de negocios, pues para adquirir una nueva tecnología deben estar capacitados para adaptarla, optimizarla y mejorarla en el medio y largo plazo. Los centros de investigaciones tecnológicas, así como las universidades, su principal fuerte es la parte técnica e investigativa, pero no desarrollan el producto final listo para usar y comercializar. Es allí donde entran las Pymes y, para transferir conocimientos científicos a dichas empresas, hay que hacer un proceso de adaptación.

Las Pymes, antes de aprehender una idea, deben valorar los resultados de una investigación y asegurarse de su funcionamiento, como también el de esperar una repuesta favorables del mercado. Igualmente debe proteger el proyecto legalmente y patentarlo. Analizar la viabilidad económica y capacidad para desarrollarlo a nivel industrial y comercial. Una de las problemáticas de muchas Pymes es su falta de experiencia para realizar este tipo de estudio, por lo tanto, podrá optar por contratar especialistas o fondos de capital privado dispuesto a asumir riesgo durante la etapa de desarrollo del proyecto.

Otra problemática es la falta de financiamiento para innovar. Muchos países cuentan con ayudas públicas, de entidades autónomas, regionales, nacionales. Cuentan con inversores privados, instituciones financieras especializadas, fondos de capital de riesgo, así como grandes industriales que ayudan a las Pymes que no cuentan con suficientes recursos para invertir en Investigación y Desarrollo (I + D). No hay que olvidar a las gestoras que sirven de puente con los Pymes, transfiriendo conocimientos entre los centros tecnológicos y universidades hacia estas empresas, invirtiendo en proyectos en sus fases iniciales, para luego venderlos más desarrollados y madurados, permitiendo diversificar riesgos.

El financiamiento a la investigación y la innovación es una de las formas que tienen los países para reducir esa brecha entre academia y empresa. Los Estados Unidos tiene un aproximado de 60% del capital dedicado a innovar proviene de la empresa privada que lo maneja e invierte directamente. Los tributos de Brasil que pagan las corporaciones para fomentar la innovación e investigación es administrado por un fondo del Estado, manejados con criterios estrictamente técnicos, ejemplo a emular por otros países de la región.

En países como Venezuela, las razones para esa escasa cultura de la inversión pasan, entre otras, por la precaria situación de la empresa privada en general y la de las empresas de manufactura en particular.

La fijación de precios es una de las decisiones más importantes de la empresa y requiere de mucha atención debido a sus constante cambio y afectan a los negocios sin importar su tamaño; por lo tanto, es importante tomar en cuenta elementos tales como el costo, la competencia, la oferta y la demanda y el marco regulatorio de los mismo como en el de países donde el estado interviene directamente en algunos bienes y servicios sensibles. Para el nuevo producto o servicio desarrollado, esto varía en función del tipo de proyecto, el sector, la especialización técnica y el tiempo empleado de trabajo. Hoy día no queda dudas que la innovación forma parte de la estrategia para la competitividad, el desarrollo sostenible y el bienestar de la sociedad. Por lo tanto el mundo empresarial no puede ser ajeno a este creciente interés por la innovación para garantizar su supervivencia.

Las empresas pequeñas deben apostar por externalizar parte de su actividad en I+D porque esto les conduce a una mayor especialización, y considerar que no debe esperar primero la fuente de financiamiento para posteriormente apostar por la idea. En el caso de que la empresa no posea los recursos y tecnología, no es un inconveniente para innovar. Comprar una idea innovadora permite a las Pymes crecer, ser competitiva, obtener conocimientos tecnológicos, establecer sinergias con departamentos de I+D externos y la posibilidad de introducirse en nuevos nichos de mercado.

Moisés Bittán
Director de Finantop
@moisesbittan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anti-SPAM *