Nómadas Contemporáneos: Trabajo y Tecnología

Paradigmas de la eficiencia energética
Dilemas de la Unión Europea

El gerente del futuro, en la era de internet, las aplicaciones informáticas y las redes sociales, será un Knowmad: un concepto creado por John Morave.

El gerente del futuro, en la era de internet, las aplicaciones informáticas y las redes sociales, será un Knowmad: un concepto creado por John Moravec, experto profesional en el mercado laboral, y procede de la unión de dos palabras en inglés: Know (saber, conocimiento) y Nomad (nómada), con lo que la integración de ambas dan como resultado “Nómada del conocimiento”, teniendo su razón de ser en la innovación y la flexibilidad, y esta será precisamente una de las ventajas competitivas con la que cuenten estos tipos de perfiles profesionales.

Son tipos de trabajadores del conocimiento adaptados en trabajar desde cualquier lugar, momento y con todo el mundo, siendo valorados por contextualizar lo que saben para generar un valor nuevo. Esto supone un cambio significativo sobre el concepto de trabajo en las sociedades industriales donde a los trabajadores se les requiere por un conjunto de habilidades y conocimientos prescindibles. Los nómadas del conocimiento han dado un giro radical a sus necesidades o motivaciones básicas.

Los autónomos al uso comienzan con una necesidad fisiológica básica para lograr la autorrealización. Los knowmads parten de la autorrealización y la consecuencia de ello es ganar dinero.

Existen una serie de características comunes que identifica las habilidades para este tipo de personas:

1) Gracias a sus destrezas digitales, domina las nuevas tecnologías, comprende su funcionamiento y las aprovecha en su beneficio, ya que aprende continuamente de ellas, además está familiarizado con las redes sociales.
2) A diferencia de los llamados Millenials, que suelen estar encuadrados en una franja de edad determinada (nacidos entre los mediados de los años 80 y 90), los knowmads no tiene una edad determinada.
3) Considera su trabajo como un disfrute con lo que hace para ganarse la vida, y lo integra como una actividad más de su quehacer cotidiano.
4) Transforma la información en conocimiento y la comparte.
5) Da importancia a las personas, aprenden de sus conocimientos y experiencia, lo asimila, genera, aumenta, mejora y lo enseña.
6) Es inventivo e intuitivo, generador de ideas, imaginativa, sabe defenderse, buscarse la vida, los recursos.
7) Con gran capacidad de adaptarse y resolver los problemas.
8) Asume que el aprendizaje es permanente en su vida.
9) Las fronteras no son una limitante.
10) Utiliza la información abierta y libremente.
11) Es un creador de redes, siempre conectando a personas, ideas, organizaciones.
12) Responsable de sí mismo.
13) Afronta los riesgos y sin temor al fracaso.

Todas esas características les ponen en cabeza para configurarse como los nuevos CKO (Chief Knowkedge Officer) o Directores del Conocimiento, que están empezando a demandar muchas empresas que quieren gestionar este valioso recurso. Aquellas empresas con más futuro serán aquellas que tengan la capacidad de

1) Identificar las fuentes críticas de conocimiento, ya sean personas de su propia organización (intraemprendedores), o de otros entornos
2) Integrar el conocimiento para crear valor diferencial que le otorgue ventajas competitivas
3) Gestionar no solo el conocimiento explícito, sino también el tácito (aquel informal e individual que se obtiene fruto de la experiencia individual)
4) Reorientar todas sus rutinas y procesos hacia la gestión de ese conocimiento, incorporándolo en sus programas, comunicando y haciéndolo parte de su propia cultura
5) Impregnar por capilaridad al resto de personas que trabajan en la organización, de la cultura del conocimiento y motivarlas para que estas sean capaces de volcar su esfuerzo y conocimiento en la misma dirección.

De acuerdo a estudios hechos a distintos CKO de diferentes empresas de EEUU y Europa, para conocer sus características comunes que podían aportar a las organizaciones, encajan bien la definición de knowmad:

1) Han sido nombradas explícitamente para gestionar el conocimiento
2) Capacidad de adaptarse a entornos desconocidos, desarrollando sus propios métodos de trabajo
3) Identifican conocimiento que aporta valor y va en consonancia con los fines de la organización
4) Capaces de configurar una red de nodos sobre la que interactúa.
5) Sus habilidades relacionales les permiten esquivar o incluso convertir como causa a aquellas personas amenazantes capaces de desestabilizar el sistema.
6) Expertos diseñadores conceptuales de ‘mapas del conocimiento’, en los que colocan a todas las personas dominios, sistemas y procesos que interaccionan a su alrededor. Promueven y construyen los espacios donde se crea el conocimiento y desarrollan los entornos de formación y comunidades de práctica de la organización
7) Aprovechan el capital humano y utilizan las herramientas tecnológicas disponibles como catalizadores del cambio cultural.
8) Planifican ambientes sociales, facilitando y estimulando el aprendizaje formal e informal y conectando con otros entornos de conocimiento externos.
9) Tienen carácter emprendedor y se inspiran de navegar en escenarios muy alejados de su zona de confort.
10) Dominan un amplio campo de conocimientos, aunque con altas competencias en determinadas áreas, permitiendo ver el entorno en perspectiva, a la vez que son capaces de rediseñar y poner énfasis en distintas áreas.
11) Tienen desarrollada la capacidad de escuchar asertivamente, con el fin de captar nuevas ideas y aspectos de mejora, conducirlas y encajarlas en la zona de atracción del conocimiento.

Las empresas son conscientes de la importancia del conocimiento. Acumular, capturar y gestionar el conocimiento es prioritario para la evolución y mejora continua en la gestión profesional. Muchas de ellas no saben cómo capitalizar este conocimiento y ahí aparece el knowmad. Es el momento para que las empresas, instituciones y organizaciones en general, coloquen en primer plano todo su conocimiento y aprovechen el enorme potencial de los knowmads para gestionarlo.

Moisés Bittán
@moisesbittan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

anti-SPAM *